Skip to content

“Más que los profesores, son los centros los que enseñan”

03/06/2014

images1

 

Repasando mis favoritos de YouTube he vuelto a ver un vídeo que contiene la primera parte de la presentación que José Antonio Marina hizo del proyecto Fundación SM Aprender a Pensar en diciembre de 2009. Me detengo en el siguiente comentario: “…más que los profesores, son los Centros los que enseñan”.

Esta afirmación podría ser interpretada pensando en los supuestos estándares de calidad institucional que un determinado centro pudiera haber alcanzado: formación académica del profesorado, equipamiento tecnológico, eficiencia de los equipos de gestión, sistemas coherentes de evaluación tanto del alumnado como de los docentes, coordinación interdisciplinar de la actividad académica entre las diferentes áreas.

Desde otra perspectiva, la expresión “el que enseña es el Centro” podría suponer una resignificación de la propia institución educativa, entendida ahora como “entorno de aprendizaje”; es decir, como red de interconexiones, en la cual se tejen experiencias y aprendizajes tanto formales como informales; también como espacio de resultados emergentes, que se producen en los márgenes, o complementariamente, o incluso de manera discontinua respecto de los currículos, las políticas de gestión o las normativas oficiales.

El primer significado contiene una concepción vertical, rígida e institucional de la educación; la segunda, por el contrario, una posición orgánica, horizontal y flexible. La presentación de Marina, especialmente en su primera parte, responde claramente esta segunda concepción. A pesar de haberla realizado ya hace cinco años, creo que conserva toda la vigencia innovadora de entonces.

El Centro, entendido como sistema orgánico, es el que enseña en la medida que es un espacio donde se desarrolla un entramado de conexiones. Desde una perspectiva “conectivista”, el aspecto medular de los aprendizajes está precisamente en la naturaleza de esas conexiones; las cuales, por otra parte, se desarrollan no sólo para transmitir información o procedimientos cognitivos, sino también, y sobre todo, para posibilitar experiencias vitales de aprendizaje, que integren las dimensiones emocionales, éticas y creativas.

En este entramado de interconexiones participan profesores y alumnos, y también todos aquellos vínculos que el Centro pueda establecer con las familias y los entornos más próximos, como el barrio o la ciudad. Las tecnologías digitales de la comunicación permiten extender este entramado conectivo más allá de los límites institucionales, posibilitando convertir los muros del centro en fronteras porosas, proclives al intercambio con realidades contextuales, cada vez más amplias.

En la mencionada conferencia, Marina da cuenta de dos ideas relacionadas con lo anterior: el carácter “emergente” de los resultados, y la naturaleza social de lo que el sistema produce, entendida como “inteligencia colectiva”.

El pensamiento “emergentista”, paradigma explicativo de las transformaciones, tanto del mundo natural como del humano o social, tiene una larga historia. De manera resumida se puede decir que la idea de “emergencia” pone en cuestión las relaciones de causalidad eficiente y la agregación cuantitativa de materiales o de factores –propio de las concepciones epistemológicas mecanicistas– como forma explicativa preeminente de los procesos de cambio. Por el contrario, el pensamiento emergentista entiende estos procesos como transformaciones complejas, no lineales, y que resultan de las formas de interconexión entre los elementos que conforman un sistema. En este sentido, se podría decir que los resultados del sistema más que ser causados, emergen desde su propia configuración dinámica. Las nuevas realidades emergentes sólo pueden ser comprendidas desde un plus de configuración que otorga nuevos sentidos a la suma de las partes, siguiendo el enunciado clásico del “emergentismo” de que el todo siempre es más que la suma de las partes.

Desde esta perspectiva, el esfuerzo por aumentar la calidad educativa estaría puesto en enriquecer las interconexiones que se promueven durante las experiencias de aprendizajes, y aumentar así las condiciones de posibilidad para que “emerjan” fenómenos nuevos, y no tanto en dotar de recursos externos y en controlar el cumplimiento de determinados programas en relación con la consecución de objetivos predeterminados.

Por otra parte, el constructo “inteligencia colectiva”, especialmente recuperado desde el desarrollo de las nuevas formas de comunicación, promovidas por la web2.0, complementa la comentada idea de emergencia. Si la realidad de los procesos educativos sólo puede ser entendida como complejas interconexiones que desbordan los programas y las exigencias institucionales, también tendrán que concebirse sus resultados como productos sociales, con autorías compartidas y reconocimientos solidarios.

8 comentarios leave one →
  1. 09/06/2014 15:18

    Yo estoy de acuerdo en que los estándares de calidad en cualquier centro educativo es lo que determina cuan buena es la educación de alguna institución. Cuando se siguen estrictos lineamientos durante el proceso educativo por parte del personal administrativo como de los profesores, esto influye en la totalidad o la mayoría de los alumnos, generando consecuentemente resultados excelentes.

    • 10/06/2014 10:07

      Gracias Julio por tu comentario. Yo también estoy de acuerdo que los estándares de calidad pueden servir para evaluar el buen funcionamiento de un centro educativo. La segunda perspectiva, quizás más dinámica y orgánica, no es excluyente y apuntaba más bien a ofrecer pistas sobre cómo nos podemos plantear los procesos de cambio en el mundo educativo. La primera creo qeu sería más bien una perspectiva diagnóstica y la segunda un punto de vista más prospectivo.

  2. Manuel Morales permalink
    10/06/2014 9:39

    Un saludo desde la ciudad de México.

    Concuerdo con la segunda interpretación. El modelo educativo del centro educativo propone el ambiente y logra focalizar las principales intenciones educativas.
    Desde hace 2 años logramos implementar un concepto sustentado en un ecosistema ético para una escuela de bachillerato. El programa es de carácter inter y transdicplinario acorde a nuestro modelo educativo. Pensamos que la vivencia de un entorno moral apropiado posibilita de manera positiva una escuela pacífica, tolerante e incluyente. En 2015 podremos mostrar la narración completa de la experiencia. Hemos logrado reducir considerablemente aspectos negativos de la convivencia comunitaria. Nuestra inspiración está en Galtung y Levinas.
    Se trata de centro privado con 1959 alumnos y 300 profesores.

    • 10/06/2014 10:10

      Gracias Manuel por mencionar la experiencia de tu centro. Por lo que comentas intuyo que debe ser sumamente interesante y enriquecedora. Todos los que estamos interesados y comprometidos con estas cuestiones nos interesará mucho conocer sus resultados.

Trackbacks

  1. "Más que los profesores, son los ce...
  2. "Más que los profesores, son los ce...
  3. "Más que los profesores, son los ce...
  4. "Más que los profesores, son los ce...

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.996 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: